Negligencias Médicas en Casos de Sepsis

La Sepsis mal diagnosticada o tratada es probablemente la mayor causa de negligencias médicas que en muchas ocasiones acaban en daños cerebrales, fallecimiento o amputaciones. 

En este artículo te explicaremos qué es la sepsis, cuales son sus protocolos y las negligencias médicas más comunes. Recuerda que contamos con abogados especialistas en sepsis.

La sepsis, una respuesta del cuerpo ante invasiones microbianas, es una situación que puede resultar letal. Cuando nuestro sistema inmunológico no logra vencer la infección, los patógenos, desde bacterias hasta hongos, se propagan a través del torrente sanguíneo, liberando toxinas y desencadenando una inflamación generalizada.

Esta reacción descontrolada altera la coagulación y el flujo sanguíneo, poniendo en riesgo órganos vitales como el cerebro, los pulmones o los riñones. La sepsis, lejos de ser una enfermedad en sí misma, es una respuesta desafortunada a una infección, donde el cuerpo, en su intento de defenderse, causa daño a sus propios tejidos y órganos.

Si no se aborda a tiempo, la sepsis puede evolucionar hacia el shock séptico, una fase crítica donde múltiples órganos fallan y la vida del paciente está en peligro inminente.

Las fases de la sepsis: 

La sepsis o septicemia debe verse como un proceso de evolución, se inicia desde el momento en que un patógeno -por ejemplo una bacteria- entra en nuestro organismo y se desarrolla una lucha de nuestro cuerpo contra el invasor, los signos de sepsis pueden inicialmente camuflarse como síntomas comunes de una infección. Es vital estar alerta, a la sintomatología para para la evolución en sus fases iniciales. Aquí te mostramos las grandes fases de la septicemia, aunque cada una de sus fases tiene pequeñas subfases, estas son las principales.

FASE 1. Infección: Presencia de microorganismos en el cuerpo del paciente en tejidos que habitualmente son estériles

FASE 2. Bacteriemia: Presencia de bacterias viables en sangre, también se produce por presencia de virus hongos u otros parásitos viables en sangre.

FASE 3. SIRS: (Síndrome de respuesta inflamatoria sistémica) Es el conjunto de fenómenos fisiológicos que presenta el cuerpo como reacción a la presencia de microorganismos como consecuencia de la activación de un sistema de defensa, podemos hablar de SIRS si se da sospecha de infección y producen alguno al menos dos de estos síntomas :

Temperatura corporal superior a 38,3º o inferior a 36º

Frecuencia Cardiaca superior a 90 latidos/minuto -lpm-

Frecuencia Cardiaca superior a 30 respiraciones por minuto -rpm-

Recuento de leucocitos mayor a 12.000 o menor de 4.000

Alteración del nivel de consciencia: somnolencia o aturdimiento anormal.

FASE 4. Sepsis: SIRS causada por una infección (bacteriana, fúngica, vírica o parasitaria) documentada por cultivo positivo o identificada en la exploración. Además de los hallazgos de SIRS puede cursan también con:

.Niveles de PCR y/o PCT elevados.
.SvcO2>70%

FASE 5. Sepsis Grave: Criterios de sepsis + disfunción orgánica ó hipoperfusión ó hipotensión (al menos 1):

Respiratorio: hipoxemia: PO2<60.

Circulatorio: o TAS <90 mmHg, TAM<70 ó descenso de la TAS>40 mmHg. o Hiperlactacidemia (>24 mg/dl)

Renal: Oliguria o Diuresis<0,5ml/kg /h al menos durante 2 horas. o ↑creatinina>0,5mg /dl en 2 determinaciones o creatinina >2.

Digestivo: íleo. Ausencia de ruidos intestinales.

Hematológico: o TTPA>60 sg o INR>1,5 o Trombocitopenia: <100.000

Hepático: Bilirrubina total >2 mg/dl

SNC: Glasgow <15. Focalidad neurológica. Alteraciones nivel consciencia.

FASE 6. Shock Séptico:

Hablamos de shock séptico cuando se produce una Hipotensión debida a la sepsis, refractaria a fluidoterapia y necesidad de drogas vasoactivas para mantener la presión arterial.

FASE 7. Shock Séptico Refractario: Necesidad de dopamina >15microgr/Kg/min o noradrenalina >0.25 microgr/Kg/min para mantener una presión arterial media> 65 mmHg (80 mmHg en hipertensos).

FASE 8. Disfunción Multiorgánica: Alteración de la función de dos o más órganos en un paciente con enfermedad aguda, de forma que su homeostasis no se puede mantener sin intervención.

Diagnóstico temprano de la sepsis: 

En la actualidad existen protocolos tanto para el tratamiento como para el diagnóstico temprano de la sepsis. por ejemplo el Código Sepsis, protocolo destinado a detectar y remitir al hospital a enfermos de sepsis. o la escala qSOFA del inglés quickSOFA

  • qSOFA (quickSOFA): escala recomendada como método de cribado de sepsis. Criterios de qSOFA (cada uno valorado con 1 punto):
    • FR ≥ 22 rpm.
    • Alteración del nivel de conciencia.
    • TAS ≤ 100 mmHg.

    Una puntuación qSOFA > 2 puntos selecciona a pacientes con mayor riesgo de ingreso en UCI y mortalidad. Aunque qSOFA es altamente específico para seleccionar pacientes graves no es diagnóstico de sepsis (es preciso calcular el SOFA para confirmar disfunción orgánica).

Las negligencias médicas más habituales en un proceso de sepsis o infección:

Desconocer la sintomatología.

La sepsis es una patología que puede resultar muy grave, y por tanto debe ser tratada desde la misma sospecha. En muchas ocasiones los primeros síntomas pasan desapercibidos o se desconoce su gravedad, ante la primera sospecha de sepsis en primera fase es prioritario comenzar a realizar analíticas para determinar la evolución del número de leucocitos y en caso de alteración debe iniciarse tratamiento medidas destinadas a ayudar a nuestro cuerpo en la lucha contra el patógeno, por ejemplo con terapia antibiótica en caso de bacterias.

No prestar atención a los síntomas. 

En muchas ocasiones un paciente no calificado como séptico comienza a presentar síntomas que indican el desarrollo de una sepsis, especialmente en paciente hospitalizados, y el diagnóstico inicial -no séptico- influye en la toma de medidas diagnósticas y terapéuticas, de esta forma el paciente comienza a presentar sintomatología que no es tomada en consideración atendiendo al diagnóstico inicial

Falta de aplicaicón de antibioterapia. 

La falta de aplicación de antibióticos de amplio espectro en un paciente que comienza a presentar sintomatología debe considerarse como una negligencia grave, ya que la falta de apoyo farmacológico puede permitir el desarrollo de la bacteria hasta un punto en el que no existe posibilidad de recuperación.

Daños por sepsis: 

Fallecimiento: La fase final de una septicemia no tratada es el fallecimiento.

Daños Cerebrales: En las infecciones más complicadas por bacterias es habitual que el cerebro sea también atacado por la infección causando diversos daños que no pueden solucionarse incluso cuando la septicemia es vencida

Amputaciones: en muchas ocasiones el retraso en la aplicación de medidas terapéuticas conlleva daños en los miembros menos irrigados, como son pies y manos, no es inusual en el la lucha contra una infección bacteriana estos miembros acaben con necrosis y sea preciso su amputación para poder vencer la lucha contra la infección

Daños en órganos vitales: en otras ocasiones los órganos afectados se vean afectados tanto por el patógeno como por las terapias farmacológica, pese a que finalmente se gane la batalla al patógeno.

Abogados especialistas en sepsis

Los casos de negligencia en sepsis son muy especializados, contar con un abogado que tenga experiencia en este tipo de casos es vital para que la defensa de los derechos del pacente o sus familiares en los casos de septicemia e infección. Si necesitas consultar o salir de dudas puedes hacerlo a través de nuestro formulario, será remitido directamente a un abogado con experiencia en casos de sepsis para resolver cualquier duda que tengas.