Negligencias Médicas en Casos de Ictus

En este artículo trataremos de resolver cualquier duda en relación a las negligencias médicas que se producen en casos de ictus.

– Contamos con especialistas en ictus-  

Como sabrás el ictus se produce por la privación de oxígeno al cerebro, bien por un taponamiento de una arteria -ictus isquémico- o por la rotura de esta -ictus hemorrágico- y conlleva la muerte de las neuronas privadas de riego.

Durante las primeras horas desde el inicio del ictus si logramos revertir la situación las neuronas pueden sobrevivir, por lo que el tratamiento debe realizarse con rapidez. El ictus es una urgencia médica con un estrecho margen de tiempo para el tratamiento efectivo, de ahí la necesidad de un diagnóstico rápido y preciso. 

Los errores y demoras en el diagnóstico siguen siendo una preocupación, a menudo debido a la negligencias médicas. Estos errores pueden tener consecuencias devastadoras en la salud y calidad de vida del paciente. 

La negligencia médica en casos de ictus se caracteriza por diagnósticos erróneos o tratamientos inadecuados que conllevan a complicaciones graves o deterioro en la condición del paciente, privándole de la posibilidad de recuperación. Esto incluye la falta de reconocimiento de los síntomas tempranos, demoras en el tratamiento, y errores en la administración de terapia.

En esta página te proporcionamos una guía exhaustiva para identificar la negligencia médica en casos de ictus, comprender las repercusiones de un diagnóstico incorrecto, y la importancia de emprender acciones legales adecuadas y oportunas ante una negligencia médica.

Las negligencias médicas más habituales en un ictus:

1. No conocer los síntomas

Desafortunadamente no son extraños los errores de diagnóstico del Ictus, ya que se confunden los síntomas con otras patologías y esto puede retrasar la aplicación del tratamiento y así disminuir su eficacia.

Las campañas de concienciación sobre la urgencia del ictus están dando sus frutos, pero siguen existiendo casos en los que los médicos de los centros de salud o urgencias de los hospitales pasan por alto señales que indican la presencia de ictus y el paciente recibe un alta prematura. En este artículo de la página ictuscerebral.com de esta situación. Ictus: Síntomas y negligencia medica

 2. Ictus transitorios (A.I.T)

Los Accidentes Isquémicos transitorios, son episodios previos al ictus y presentan síntomas iguales que un ictus pero que desaparecen al cabo de un tiempo (minutos u horas) y que suponen una situación urgente, y un momento idóneo para evitar que el ictus se repita ya que suelen ser avisos de un próximo ictus.

El paciente suele acudir al centro de salud cuando los síntomas ya han desaparecido, pero sigue tratándose de una urgencia médica, son muchos los casos en los que se minusvalora la gravedad y el paciente no es remitido al neurólogo, esto también es una negligencia. Puedes ver unos ejemplos en estos casos:

Negligencia médica por no detectar un AIT

800.000 € por no detectar un accidente isquémico transitorio

3. Falsos negativos en TAC

La tercera negligencia más común son los falsos negativos de las pruebas de imagen, es la confianza en los resultados de un TAC.

El ictus tiene un diagnóstico clínico y debe ser diagnosticado a través de síntomas, y este diagnóstico sólo puede hacerlo un neurólogo.

En muchas ocasiones, ante la falta de neurólogo se realiza un TAC cerebral al paciente con sintomatología de ictus, olvidando que el ictus puede no mostrar señales en un TAC en las primeras 24 horas, optándose por descartar el diagnóstico ante la falta de imagen positiva, este falso negativo en la prueba se da el alta a un paciente que sí tiene un ictus.

El ictus no compite

El ictus y el ataque cardiaco son las emergencias médicas más críticas, su tratamiento inmediato es crucial para minimizar daños y salvar vidas.

Ante la sospecha de la existencia de un ictus, debe remitirse al paciente directamente al neurólogo. El ictus no debe competir en el diagnóstico con otras patologías, lo primero que debe hacerse siempre es descartar si hay un ictus, y luego seguir barajando otras patologías. Como ocurrió en este caso: Fallece por confundir un ictus con una artrosis

Solo un neurólogo puede diagnosticar un ictus

Es crucial que un neurólogo evalúe cualquier sospecha de ictus debido a la complejidad del diagnóstico y la necesidad de interpretar correctamente los síntomas.

El diagnóstico de un ictus se basa en los síntomas clínicos y no en pruebas de imagen. Solo un neurólogo está cualificado para realizar este diagnóstico. En caso de duda, es fundamental derivar al paciente a neurología para evitar confusiones en la interpretación de los síntomas. La disfagia , por ejemplo, pasa desapercibida en los ictus más de la mitad de las veces

¿Cómo proceder ante una presunta negligencia médica?

Si estás interesado en conocer los pasos necesarios para denunciar una posible negligencia médica, te invitamos a revisar este completo artículo donde se detallan todas las consideraciones importantes: guía para denunciar una negligencia médica

¿Cuándo es necesario contactar a un abogado?

Es fundamental contactar con un abogado especializado en negligencias médicas inmediatamente después de sospechar una negligencia. Esperar puede ser un error ya que los plazos para presentar una reclamación son muy cortos. Además, la preparación de un caso de negligencia médica por ictus es compleja y requiere la intervención de varios profesionales, incluyendo abogados especializados, expertos médicos para evaluar la negligencia y el daño, y solicitar la documentación médica pertinente.

¿Por qué elegir un abogado especializado?

Los casos de negligencia médica por ictus son legalmente complejos y requieren la experiencia de un abogado especializado. La valoración del daño cerebral es difícil y se necesita un equipo multidisciplinario para evaluar correctamente la relación entre la negligencia médica y el daño sufrido, así como para determinar la compensación económica adecuada.